LA SALUD TAMBIÉN SABE A SÁNDWICH

LA SALUD TAMBIÉN SABE A SÁNDWICH

Según cuenta la historia, Montagu, mientras jugaba cartas, solía armar con verduras y algo de carne en medio de dos panes, una comida rápida que le permitía no perder tiempo y seguir en sus aficiones. Tendría Montagu estrés? Pues actualmente, con los agites del día a día, muchos debemos almorzar a la carrera. Esto ha servido para que el sándwich se reivindique y sea el menú número uno de diferentes sitios de comidas en el mundo y claro, en Colombia. Por eso los hay cubanos, franceses, españoles (los populares bocadillos) y una que otra variedad criolla, como la arepa rellena, que es prima del invento inglés.

Sin embargo, con el sándwich también nació la creencia de que no es un alimento completo. Que hace parte de la comida chatarra que han inundado el mercado gastronómico.

Hay algo de verdad y mentira en esto. Para muchos dietistas, los sándwiches solamente reemplazan una buena comida, llenan momentáneamente y no más. Para otros, un sándwich bien equipado, es el mejor sustituto de un almuerzo, sobre todo, cuando el tiempo nos quitan la oportunidad de sentarnos a manteles.

Para la dietista Carolina Cáceres, la clave está en los ingredientes: El jamón, el queso, los vegetales, el atún, y el pollo, son alimentos enriquecedores y necesarios para el organismo. Esos deben ser la clave de un buen sándwich , dice. Pero lo que sí no es recomendable es comer sándwiches todos los días: Un menú debe ser variado y balanceado, pero de solo sándwiches no vive el hombre , agrega.

Así las cosas, lo mejor es hablar de cómo hacer un buen emparedado. Empecemos por el pan: el mejor pan es el que hay que masticar a fondo. Así por ejemplo, el pan molde que tiene bastante miga, apenas se mastica y en últimas, sacia menos. El pan árabe es algo pesado a la hora de la digestión, pero uno de vez en cuando no tiene problema. El pan campesino, de corteza dura, es buen sustituto del francés.

Sin embargo, el mejor pan es el baguette, especialmente recomendado porque no daña las encías, es crujiente y facilita su digestión ya que la capa de harina es muy poca.

A la hora de los rellenos, los sándwiches no solo deben tener embutidos y carnes, como cree la mayoría de gente.

Si todos los días el relleno de un sándwich fuera jamón, quedaría insatisfecha gran parte de nuestras necesidades nutricionales: el organismo echaría de menos a las vitaminas y las sales minerales que nos aportan las verduras y hortalizas.

Según el nutricionista Fernando Molina, se ha comprobado que el consumo de carnes sin ningún acompañamiento vegetal desata los procesos de envejecimiento, ya que la carencia de carotenos presentes en gran parte de las verduras, acelera las secuelas que el paso del tiempo deja en nuestra piel, y en general, en todos nuestros órganos.

Es más, en caso extremo se puede sufrir de anemia debido a la ausencia de ácido fólico cuya principal fuente son las verduras de hojas verdes y las legumbres, como la lechuga o los pimentones , explica Molina.

En la variedad está el sabor De allí que la clave de una alimentación sana con sándwiches, sea la variedad. De hecho, para la nutricionista, Teresa López, la máxima es que no hay alimentos prohibidos. Hasta el pan? se preguntarán las mujeres fanáticas de la dieta. Si, el pan tiene ventajas. Por lo general, explica López, si alguien quiere ponerse a régimen, lo primero que hace es suprimir el pan y las pastas … Error! Estos alimentos hacen parte fundamental de una dieta. Son como el piso de nuestra constitución. Las harinas y almidones bien manejadas nos aportan energía y son base de la buena digestión , agrega ella.

Entonces, Cuáles son los rellenos más aconsejables para un buen sándwich? En las carnes, preferiblemente usar el pollo o el pavo. El cerdo es graso, el cordero también. Pero eso no quiere decir que se excluyan. Se deben consumir en cantidades pequeñas y acompañados de gran variedad de vegetales.

El pescado es tal vez, el alimento más recomendable por sus valores nutritivos para hacer un sándwich completo. Elija el atún, las sardinas o el salmón.

Si quiere embutidos, esta el jamón (cualquier variedad) y el lomo. Con los quesos, opte por evitar los que sean muy curados o grasos. El holandés, por ejemplo, es excelente acompañante y ni hablar del queso campesino. El queso sabanero, es decir, el costeño, es muy salado para un sándwich y dañaría completamente el sabor de las verduras y la misma carne.

Por último, las verduras más aconsejables para sándwiches son el tomate, el pepino, la lechuga, el pimiento y la cebolla. Cocidas, se recomiendan las acelgas y espinacas. La zanahoria, con carnes poco grasosas es deliciosa, lo mismo que los champiñones.

Recetas Sándwich de Pollo y legumbres Lo último en sándwiches trae salsas, carnes y una que otra fruta. Como si fuera poco, este sigue siendo un plato liviano, digestivo y bajo en calorías, ideal para dieta.

Esta es una de las miles de combinaciones que se pueden hacer con la inmensa variedad de legumbres, carnes y salsas que existen.

Ingredientes: 1 pechuga de pollo dorada y cortada en cuadritos 1/2 taza de mazorca desgranada 1/2 taza de champiñones cortados en rodajas 1/2 aguacate cortado en trozos 1/2 lechuga Para la salsa: 2 cucharadas de crema de leche 1 cucharada de aceite 1 cucharada de vinagre 1 cucharada de mostaza 1/2 cucharadas de vino 1/2 cucharadita de paprika 1/2 cucharadita de curry Sal y pimienta al gusto.

En un recipiente que no sea metálico, mezcle los ingredientes del sándwich. Haga lo mismo con la salsa. Sírvalas separadas y utilice pan francés. Este plato tiene aproximadamente 200 calorías por sándwich.

Para no engordar Sándwich Ahumado Salmón ahumado, lechuga y pan de molde untado con mantequilla.

Proteínas: 5,8 gramos Grasas: 6,5 gramos Calorías: 184 Sándwich de Pavo Pechuga de pavo, lechuga, mayonesa, pimentón y pan molde.

Proteínas: 10, 8 gramos Grasas: 9, 3 gramos Calorías: 275 Sándwich Mixto Jamón York, queso y pan molde Proteínas: 8, 4 gramos Grasa: 18, 50 gramos Calorías: 213 Sándwich de Jamón 100 gramos de jamón, pan y tomates.

Proteínas: 19 gramos Grasa: 2,2 gramos Calorías: 392.

Los vegetales en sándwiches Raíces Chinas: Aportan vitaminas, fibra y proteína vegetal. Son diuréticas y combaten el estreñimiento. Poseen isoflavonas (sustancia que segrega) que ayudan a prevenir el cáncer de próstata y mama. La alfalfa reduce el colesterol malo y tiene vitamina C y K que facilita la coagulación.

Cebolla cabezona: Su olor se debe a una sustancia que expele llamada alicina, que también la convierte en diurética, antidiabética y equilibra los niveles de colesterol. Previene los resfriados, rica en flovonoides, que es sustancia anticancerígena.

Pimentón: Tiene el triple de vitamina C que la naranja. Posee una sustancia llamada licopeno que previene el cáncer de la vejiga y páncreas. En pequeñas cantidades, el pimentón neutraliza la acidez estomacal.

Apio: Diurético. Bueno para los riñones, vesícula e hígado. Tiene mucha celulosa (su tallo es hueco y fibroso) y es laxante.

Tomate: Es laxante y fuente de vitaminas y minerales. Estimula el apetito y es beneficioso para todo: desde una gripa hasta un cáncer. Adecuado para personas con trastornos de hígado. Los que no están maduros evitarlos, pues contienen la sustancia solanina, propia del tomate que aún no ha madurado y que es un tóxico que puede provocar dolor de cabeza y molestias estomacales.

Zanahoria: Con provitamina A tiene virtudes como dar color a la piel, mejorar la vista y prevenir el cáncer. Es diurética y ayuda a reducir el colesterol. Regula el intestino.

Lechuga: Tiene un 95 por ciento de agua y pocas calorías, por lo que es ideal para adelgazar. Es diurética y tiene lacturerina, una sustancia que da ese principio amargo que da su sabor, por lo que estimula el apetito, combate el mal aliento y favorece la digestión. El líquido lechoso de su tallo tiene efectos sedantes que favorecen el sueño.

Secretos Para que las verduras de un sándwich sean buenas, hay que tener en cuenta dos detalles: su adecuada selección y el debido proceso a la hora de tratarlas.

*Al escoger, no se deje llevar porque a primera vista tenga un producto brillante, grande y de buen color. Al momento de hacerlo tenga en cuenta el aroma genuino y que al tacto sea dura o elástica.

*Tenga muy en cuenta la época de producción de las verduras y sáqueles el máximo de provecho.

*Lo más recomendable para preparar sándwiches es utilizar la verdura tan pronto sea comprada. No la guarde en la nevera por mucho tiempo porque a medida que pasa el tiempo va perdiendo sus propiedades y se deteriora en su exterior.

*Lo primero que se debe hacer cuando se va a trabajar en la cocina con la verdura es lavarla, quitándole la arena de la raíz, partes deterioradas y aquellas que no se utilizan.

*Se recomienda que se pase rápidamente por un chorro de agua caliente. No deje la verdura en agua una vez preparada porque el corte que se le ha hecho facilita la pérdida de sustancias muy valiosas.

*Para quienes no les gusta cruda sino cocida, hay que tener en cuenta: que se cueza en el menor tiempo posible a una temperatura adecuada para que no pierda su crujiente consistencia, así sea cocida.

*Es bueno que un tercio de la verdura cruda se mezcle con la cocida, ya sea en cortes muy pequeños o raspada.

*De acuerdo con el manejo de la cocción se puede, incluso, suprimir algunas salsas y en cambio, condimentar con vino o hierbas, con los que se obtienen excelentes resultados.

Tomado de:

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-665050

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *